TERMINACIONES DE LA PIEDRA NATURAL

 Flameado

El flameado consiste en un tratamiento térmico efectuado a alta temperatura en la superficie de rocas graníticas, aplicando sucesivamente una llama con 45º de inclinación, mediante mecheros, sencillos o múltiples, de oxiacetileno que consiguen alcanzar unos 2.800 º C.

Al paso de la llama sobre las superficies de las tablas serradas, se produce un shock térmico en los minerales, que decrepitan y se desprenden finas esquirlas y lajillas.

El resultado obtenido es una superficie con cierto relieve, rugosa, algo caracterizada y vítrea, que proporciona un aspecto rústico a la piedra, aunque sin cambio apreciable de color ni presencia de manchas o restos que denoten el tratamiento.

 

 Abujardado

 Acabado que se obtiene al picar con una bujarda una superficie lisa de mármol. El abujardado es uno de los  acabados más tradicionales.

Se aplica golpeando repetidas veces con una bujarda acoplada a un plato giratorio que va punteando y labrando la  superficie hasta dejarla con la textura deseada.

 Proporciona una superficie de aspecto rugoso y homogéneo, con pequeños cráteres uniformemente repartidos de 1 a 3 mm de profundidad y anchura, que aclaran el tono general de la piedra. El tamaño y densidad del punteado se obtiene en función de la fuerza aplicada, de la cantidad de impactos y del tipo de cabeza de la bujarda; gruesa, media o fina.

 Apomazado

Acabado que se efectúa mediante la abrasión con piedra pómez u otro abrasivo similar, con un procedimiento similar al que se realiza para el pulido, pero sin llegar al brillo; de esta manera la superficie queda lisa pero completamente mate.

 El apomazado es el paso previo a conseguir el brillo; se aplica en piedras compactas, con un grado mínimo de  dureza. Se utilizan en forma sucesiva abrasivos de grano progresivamente decreciente, no empleando los de grano  más fino para que no tenga el aspecto espejado del acabado del pulido.

 Las máquinas empleadas suelen constar de varios brazos con cabezas con muelas abrasivas que giran con  movimientos de rotación y traslación pendular sobre bancos fijos, a lo largo de la cadena del proceso. Para pequeñas  superficies se efectúa manualmente por medio de muelas mecánicas con abrasivo.

 Se lleva a cabo en rocas que necesariamente deben poseer cierta compacidad y dureza, pero que no suelen admitir el  pulido.

 

 Envejecido

 Se devasta la tabla con 9 cabezales con abrasivos, y luego se trata con 14 cabezales con cepillos, dejando un acabado envejecido.

 

 

 

Pulido

El pulido se consigue mediante procedimientos de abrasión, pasando por diferentes granulometrías cada vez mas finas, que dan a la piedra ese aspecto brillante.

Se aplica en rocas muy compactas y con alto grado de cristalinidad.  Siendo este acabado de “poro cerrado”, le otorga a la piedra una mayor resistencia al ataque de agentes externos, además pueden aplicarse tratamientos superficiales que proporcionan una mayor protección.

 

  Masillado

 Proceso para enmasillar, principalmente mármol Travertino, y rellenar los huecos propios de este tipo de mármol,  conservando una total transparencia. Se aplica una resina formulada con las mejores resinas de Poliéster. Flexible,    muy resistente a las vibraciones y al impacto.

 No fisura ni cambia de volumen y una vez pulida se consigue gran  transparencia y un brillo natural y duradero. Fácil  de tratar y espatular.